Crítica del corto «Mi ojo derecho». No olvidéis las palomitas…

Porrecorta2

Crítica del corto «Mi ojo derecho». No olvidéis las palomitas…

“Mi ojo derecho” es un regalo. Parece una definición simple pero cuando descubres esta obra comprendes que es muy acertada.

El cortometraje, que dura 13 minutos aproximadamente, no acaba cuando aparecen los créditos, ya que el recuerdo de “la tata” sigue presente siempre que rememoras este relato.

Y claro, ahora os preguntáis quién es “la tata”… siendo la respuesta mucho más sencilla de lo que pensáis. Y es que “la tata” es esa abuela perfecta que todos hemos idealizado. Esa que tantas veces ha hecho labores de madre y que, con sus enseñanzas, nos ha hecho mejores personas. Para los que hemos perdido a alguna abuela, el filme es una oportunidad para reencontrarnos con ella; de volver a espiarla con nuestro ojo derecho y de sentirnos dichosos y agradecidos con todo lo que nos ha regalado en vida.

La trama basa su efectividad en la sencillez, con una historia cálida y cercana que emociona tanto que más de uno/a necesitará abrir el paquete de clínex en el patio de butacas. Es una historia que se mece bajo el susurro de la voz en off de Zurdo, el nieto de “la tata”, con un guión realista que se ajusta a la perfección a lo que el público necesita escuchar. Todo esto, además, maridado con una banda sonora sublime con “O sole mio”, uno de esos clásicos italianos que siempre funcionan y nunca olvidas.

“Mi ojo derecho” es el trabajo final de carrera del director, Josecho de Linares; y yo, pese a no ser doctor ni profesor de su universidad, me voy a permitir el lujo de ponerle una matrícula de honor por su trabajo.

Mario Cervantes

About the author

recorta2 administrator